TACA-TACA en bebes, ¿si o no?

¿Es aconsejable el uso del TACA-TACA en niños pequeños?

El andador, o TACA-TACA, es un aparato que consiste fundamentalmente en un asiento cuyas patas tienen ruedas y que viene protegido por una barra que impide que el niño pueda salir. Aunque se ha utilizado con frecuencia durante generaciones (se calcula que en torno al 45% de los niños lo han utilizado alguna vez) con la falsa impresión de que ayudaba al niño a aprender a caminar o para que los padres los pudieran tener más controlados y que servía para que se desplazasen libremente por la casa, últimamente han surgido estudios que demuestran no solo que no sirvan de ayuda si no que pueden llegar a ser un problema para su desarrollo. Es por ello que, en la actualidad, la práctica totalidad de los pediatras y fisioterapeutas infantiles desaconsejan su uso.

taca-taca

Uno de los principales problemas que pueden derivar de su uso es la falsa percepción de autonomía que siente el niño. Un estudio de “The British Medical Journal”, demostró que el uso del andador retrasa, entre otras funciones motrices, el gateo y el momento en el que el niño empieza a andar. En el tacataca, el bebé, al estar sentado, no puede practicar el movimiento normal de balanceo desde la punta de los pies a los talones, imprescindible para obtener una buena deambulanción y poder andar sin ayuda. Tampoco permite aprender a moverse lateralmente y desarrollar la percepción espacial.

Además, un uso continuado de estos dispositivos podría provocar deformaciones en los huesos y en los ligamentos o contribuir de manera negativa a un mal desarrollo de la musculatura de las piernas y de la cadera del niño. También puede provocar que los niños tengan los pies planos ya que la pisada no se hace de forma correcta. Por otro lado, se ha visto que puede provocar dificultades en el desarrollo del equilibrio ya que es el propio andador el que le proporciona la falsa percepción del equilibrio al niño.

juguetes

A parte de todo lo anterior, el andador dificulta que el niño sea consciente de sus propias limitaciones y que desarrolle la habilidad de sortear los obstáculos que pueda ir encontrando cuando empieza a gatear o a ponerse en pie.

Otro de los problemas por lo que se desaconseja el uso de estos aparatos es el elevado número de accidentes con los que están asociados. Se estima que el 24% de los niños que utilizan estos aparatos tienen accidentes por caídas, golpes y heridas. De hecho, Canadá prohibió su comercialización por considerarse potencialmente peligrosos para los niños después de tener más de 1000 atenciones a niños en hospitales en un solo año por este tipo de accidentes.

Aunque, como venimos diciendo, el uso de estos aparatos por regla general no es aconsejable para el correcto desarrollo del bebé, si hace un uso responsable, teniendo en cuenta que es un entretenimiento y no un método de aprendizaje y siempre que esté vigilado, tiene su parte positiva. Ofrece libertad de movimiento al niño, lo que le emociona y le empuja a explorar cosas nuevas. También, para niños con mucha actividad, les puede servir para liberar esa energía.

Por lo tanto, aunque se haga un uso responsable y no prolongado de estos artilugios, desde BEBIT os aconsejamos que, en la medida de lo posible, se evite utilizarlos ya que, a la vista de los resultados, los peligros e inconvenientes son bastante más importantes que los beneficios.

Contacta con nosotros

Escribe tu mensaje y te responderemos lo antes posible.
Gracias.

Enviando

aviso legal | política de privacidad | quiénes somoscontacto | blogFAQ’s

©2017 Bebit - Hecho por creaTáctil S.L.

Inicia sesión con el nick o usuario y contraseña

o    

¿Olvidó sus datos?