El poder de los cuentos en los niños

Los cuentos forman parte de la vida de los niños. Es la primera estructura que conocen para comprender el mundo. Despiertan su imaginación y su atención, ordenan el mundo de manera sencilla: buenos, malos, héroes, villanos etc, como una primera aproximación a lo que supone estar vivo, a la familia, a la sociedad. Así que nuestra primera comprensión del mundo, al menos en occidente, se hace a través de las historias.

shutterstock_144352681

Dicen que los cuentos de hadas provienen de los tiempos en los que los hombres trataban de entender el mundo en que vivían – la naturaleza, incluso su propia existencia – a través de las historias. Leer los cuentos clásicos en la infancia o contarlos a nuestros hijos, si aún son pequeños, es importante porque fueron inventados al principio de la humanidad, es decir en su infancia también. Cuentan que Caperucita roja es la aurora que se convierte en el sol, y por la noche se la traga la oscuridad, como la boca de un lobo. El origen de Blancanieves lo relacionan con la constelación de Casiopea, y con el mito que nutre su historia. Casiopea, vanidosa como la madrastra de Blancanieves, causa la ira de Poseidón que decide devastar su reino. La única forma de salvarlo, conforme un oráculo, es sacrificar la vida de su bella hija Andrómeda. Por supuesto, aparecerá Perseo, que acaba de derrotar a Medusa, para salvarla del peligro, al más puro estilo del príncipe azul. Andrómeda y Perseo se casan. Poseidón, para castigar a la vanidosa Casiopea, la ató a una silla en los cielos, de tal manera que al girar la bóveda celeste la mitad del tiempo está cabeza abajo. Por eso la constelación de Casiopea tiene una forma parecida a la de un trono.

shutterstock_223211656

Los cuentos evolucionaron a lo que son hoy en día. Las historias nos han ayudado a evolucionar como seres humanos porque nos ayudan a comprender nuestra existencia. Para el escritor Mario Vargas Llosa los novelistas somos los continuadores de los contadores de historias ancestrales. Somos los nuevos chamanes. En un libro cuya lectura recomiendo, se titula La literatura es mi venganza, Vargas Llosa conversa con el escritor Claudio Magris sobre este tema. Veamos qué nos dicen:

“Creo que de esa necesidad (se refiere a dar una coherencia a nuestras vidas, de encontrar un orden en la existencia) surgieron las historias, en la noche de los tiempos, en la caverna primitiva, cuando los seres humanos llenos de terror frente a un mundo del que nada entendían, empezaron después de inventar el lenguaje a contarse historias, a escapar del mundo de peligros a un mundo distinto porque se sentían más seguros, que podían entender porque tenía principio y fin…”

Mario Vargas Llosa

 

“En esta necesaria fantasía, la literatura tiene una gran función también respecto a la sociedad; no seguramente en proponer programas políticos o ideológicos, sino en hacer sentir, experimentar esta necesidad aventurera de crear cada vez un mundo nuevo”.

Claudio Magris

shutterstock_83131060

 

Cuando somos niños aprendemos la vida a través de la fábula, pero conforme nos vamos acercando a la adolescencia, se nos exige que comprendamos la vida sobre todo a través de la razón y la lógica. Perder esa capacidad de ver el mundo por medio de las historias es una pena. Tampoco podemos crecer y seguir viviendo solo en ellas, es cierto. Hay momentos para la razón en la vida adulta, y otros para dejarnos arrastrar por la capacidad de soñar, de viajar a otros mundos, a otras épocas. Emily Dickinson decía que la mejor manera de viajar era por medio de un buen libro. Fomentar la lectura en los niños es enriquecer su existencia. A través de los libros podemos vivir muchas experiencias que no podríamos experimentar en la vida real. Además los libros ayudan a formar un espíritu crítico en los niños, a enriquecer su lenguaje y su sintaxis, lo que repercute a la hora de tener que escribir, ya sea las redacciones del colegio, ya sea exámenes, o bien para aquellos niños que se quieran lanzar a la aventura creativa de escribir sus propios cuentos. Animarlos a escribir, es animarlos a engrandecer su mundo. Se trata de iniciar al niño en el arte de inventar, en ayudarlo a que surja la idea. Por ejemplo a través de la asociación de palabras dispares, por ejemplo: perro- armario, éste es el llamado binomio fantástico que estableció Gianni Rodari, maestro y divulgador de nueva pedagogía en Italia en el siglo XX. Él decía: “las fábulas son a las matemáticas, como las matemáticas son a las fábulas”. Aplicado en principio al campo del lenguaje, podrán aplicarlo después a muchos otros campos. Leer y escribir, por lo tanto, no tiene límites, como la propia imaginación que reina en ellos y  que nos enriquece la vida.

shutterstock_201829327

Cristina López Barrio
Escritora
www.cristinalopezbarrio.com
0 Comentarios

Contesta

Contacta con nosotros

Escribe tu mensaje y te responderemos lo antes posible.
Gracias.

Enviando

aviso legal | política de privacidad | quiénes somoscontacto | blogFAQ’s

©2017 Bebit - Hecho por creaTáctil S.L.

Inicia sesión con el nick o usuario y contraseña

o    

¿Olvidó sus datos?