Derechos, Tarjetas de Fidelización y Legos

En mi entrada de hoy nos vamos a centrar un poco más en los datos personales de nuestros queridos menores, intentando que sea sobre todo un artículo entretenido y no muy técnico. Todos tenemos una serie de derechos fundamentales sobre nuestros datos personales; son los derechos de acceso, rectificación, cancelación y/u oposición conocidos con las siglas ARCO. Estos derechos están en nuestro día a día, aunque no seamos conscientes de ellos, por ejemplo aparecen mencionados en las firmas de los correos electrónicos que recibimos todos los días, en los avisos legales de las webs, o en las coletillas de las facturas.
Como ocurre en este blog nos vamos a centrar como siempre en la perspectiva del menor, y en este caso vamos a ver un ejemplo del día a día, como son las tarjetas de fidelización, que nos van a servir para explicar estos derechos y que son equiparables a cualquier tarjeta de este tipo de la que seamos nosotros titulares.
Estos derechos ARCO, son cuatro a día de hoy. Y los tienen todo titular de los mismos sobre las personas físicas o jurídicas que los traten. El primero de ellos es el derecho de acceso, permitirnos saber que datos exactamente son los que tienen; El segundo el derecho de rectificación, es el derecho de modificar los datos personales que sean erróneos o que no estén actualizados; el tercero y cuarto, los derechos de cancelación y u oposición son las facultades de cancelar los datos o de oponerse a los mismos.
Dicho así puede que nos quedemos igual, pero vamos a ver un ejemplo, las tarjetas de fidelización. Exactamente las tarjetas de fidelización con datos personales de los menores. Pues bien, vuestro hijo o hija de 8 años ha ido a una tienda de juguetes con su abuelo y se ha sacado la tarjeta de fidelización de la misma, rellenando una serie de datos sin que estuvieras presente. Llega a casa luciendo su tarjeta ilusionado contando que tiene un descuento del 60% en la primera compra de cualquier lego, “también los de Star Wars mamá”.
Lo primero que resaltamos, y que ya lo hemos tratado en otras entradas, es que no se pueden tratar datos personales de menores de 14 años sin la autorización del padre o del tutor, pero en este caso lo firmó el abuelo queriendo contentar a su nieto para que tuviera el ansiado lego.
shutterstock_171394736
Ya por la noche, mientras el niño o niña sueña con el Lego de Star Wars que quiere, los padres miran la tarjeta, y en ella no hay datos personales del niño, por tanto no saben que datos revelaron el abuelo y el niño. Por tanto vamos a ejercitar uno de estos derechos, el de acceso. La tarjeta debería tener en letras pequeñas una dirección para ejercitar los derechos ARCO. Si no la tuviera, habría que ir a la web de la tienda de juguetes, y acudir a la Política de Privacidad, donde debería estar la dirección. Si no aparece por ningún lado es una infracción multada por la Agencia Española de Protección de Datos (organismo que se dedica a velar por nuestros datos personales).
Hemos mandado la carta utilizando un modelo que facilita la Agencia Española de Protección de Datos. En ella preguntamos que datos de nuestro hijo y de nosotros tratan quedando a la espera, teniendo en cuenta que tienen unos plazos legales para contestar. Nos contestan satisfactoriamente y nos facilitan los datos que en sus ficheros tienen tanto del niño como de nosotros, y vemos que la dirección no es correcta y que tratan más datos que los necesarios para la tarjeta y en consecuencia para el adorado Lego.
Por ello ejercitaremos dos derechos más, también por escrito, el de rectificación de la dirección y el de cancelación para que no figuren más datos personales que los necesarios. Que aunque no estemos de acuerdo con la tarjeta, cualquiera le quita la ilusión. La forma de ejercicio de los derechos es la misma, mediante carta enviada por correo ordinario pudiendo usar para ello los modelos que la Agencia Española de Protección de Datos pone a nuestra disposición. Hay dos posibilidades: que contesten y ejercitemos correctamente los derechos; o que no, teniendo en cuenta que puede denegarlos sólo si existe una causa legal para ello.
2016-10-02
¿Qué pasaría si la juguetería no hubiese cumplido alguno de los puntos del ejemplo? Por ejemplo, no hubiese contestado a los derechos ARCO, no lo hiciese en tiempo y forma, o denegara sin motivo legal. Pasaría que la juguetería estaría incumpliendo con la obligación de facilitar y cumplir con el ejercicio de los derechos ARCO y en estos casos tendríamos la posibilidad de reclamar la tutela de la Agencia Española de Protección de Datos en su página web.
En nuestro ejemplo esto no ocurre. Nos contestan correctamente, rectificamos los datos incorrectos y cancelamos los que no son necesarios. Así que al día siguiente acudimos a la tienda con nuestro hijo, resultando una experiencia estupenda la salida y la juguetería en si. Sin decir que el pequeño de la casa consigue el Lego de sus sueños, el de star wars, el de los super héroes, el lego friends o el juguete que sea.
Espero que os haya resultado útil este pequeño texto. Gracias por leerme y por participar en Bebit.
ILA
0 Comentarios

Contesta

Contacta con nosotros

Escribe tu mensaje y te responderemos lo antes posible.
Gracias.

Enviando

aviso legal | política de privacidad | quiénes somoscontacto | blogFAQ’s

©2017 Bebit - Hecho por creaTáctil S.L.

Inicia sesión con el nick o usuario y contraseña

o    

¿Olvidó sus datos?