Los beneficios de la lactancia materna

La lactancia materna es el método ideal para la alimentación de los bebés. No solo es el alimento más adecuado porque contiene todos los nutrientes que necesitan los recién nacidos, sino que, además, es una vacuna natural que, según contempla la OMS (Organización Mundial de la Salud), tiene beneficios hasta el etapa adulta, como en la prevención del sobrepeso. Por eso, la lactancia materna se recomienda, de forma exclusiva, durante los seis primeros meses de vida del bebé, aunque lo adecuado sería mantenerla, reforzándola con otros alimentos, hasta los dos años.

beneficios lactancia materna

Si esperáis un bebé recordad que lo mejor es seguir estas pautas:

  • Empezar el amamantamiento durante la primera hora de vida del bebé.
  • Dar el pecho a demanda, siempre que el bebé lo pida para saciar al recién nacido.
  • La lactancia materna, en la mayoría de los casos, no necesita ser complementada con otro tipo de alimentos o bebidas, ni siquiera con agua.
  • La leche materna previene del síndrome de la muerte súbita del lactante. Las estadísticas hablan de la reducción de estas muertes en más de un tercio de los casos.
  • También reduce enfermedades como la diarrea, la neumonía o el asma.
  • Los niños que toman pecho mejoran antes si caen enfermos.

beneficios lactancia materna

Pero los beneficios de dar el pecho van mucho más allá:

  • El alimento siempre está a disposición del bebé y a la temperatura idónea.
  • Al no tener manipulación se evitan contagios.
  • Es el sistema de alimentación más económico.

beneficios lactancia materna

Y para las madres también supone ventajas:

  • Es un sistema de control de la natalidad. Durante los primeros meses de la lactancia, llega al 98% de protección.
  • Reduce el riesgo de la aparición de cáncer de mama y de ovario en las madres.
  • Protege de la osteoporosis.
  • Disminuye las posibilidades de padecer depresión posparto.
  • Facilita la pérdida de peso tras el embarazo.

Lactancia diferida:

También existe la posibilidad de hacer una lactancia diferida,  a través de la extracción de la leche materna. El mejor modo de realizar este tipo de lactancia es con la ayuda de un sacaleches, que hace más fácil y ágil la extracción. Si optáis por esta alternativa,  los biberones se convertirán en vuestros grandes aliados. Además, la lactancia diferida es una gran ayuda cuando llega el momento de la reincorporación al trabajo de las madres.

En ambos casos, la lactancia (directa o diferida) no solo supone mejoras físicas tanto en el bebé como en la madre, sino que, además, estrecha los vínculos afectivos entre ambos. La lactancia no es solo el momento de la alimentación, sino que facilita y promueve la unión con el niño, el contacto piel con piel con el bebé. Es el instante ideal para que ambos disfrutéis del roce de la piel,  para conoceros mejor, sentir vuestro olor y establecer vínculos a través del lenguaje.

Datos extraídos de la OMS y de la revista británica “The Lancet”

Contacta con nosotros

Escribe tu mensaje y te responderemos lo antes posible.
Gracias.

Enviando

aviso legal | política de privacidad | quiénes somoscontacto | blogFAQ’s

©2017 Bebit - Hecho por creaTáctil S.L.

Inicia sesión con el nick o usuario y contraseña

o    

¿Olvidó sus datos?